Inicio / Formación / Formación catequética / ¿Qué significa “Iglesia” “católica”?
catolicos jovenes
La Iglesia son las personas bautizadas.

¿Qué significa “Iglesia” “católica”?

 

¿QUÉ ES LA “IGLESIA CATÓLICA”?

La “Iglesia” no son los edificios ni locales propiedad de la Iglesia…

La Iglesia somos los que estamos bautizados e intentamos vivir cada día lo que nos dijo Jesús.

 

iglesia católica
¿Qué significan las palabras “Iglesia católica”?

 

La “Iglesia” no son solos los edificios ni los locales propiedad de la Iglesia católica.

La “Iglesia” somos los que estamos bautizados e intentamos seguir a Cristo Resucitado según Él mismo nos enseñó.

Jesús creó la comunidad de los que creían en Él y les mandó que fueran por todo el mundo y dieran a conocer su vida, su obra y su resurrección. Los católicos creemos que Jesús es Dios hecho hombre que vivió, murió y resucitó por todos los seres humanos para salvarnos.

 

LA “ASAMBLEA UNIVERSAL”

(La “Iglesia católica”)

 

– LA PALABRA “IGLESIA”

La palabra «iglesia» significa «convocación». Proviene del latín tardío ecclesĭa y este del griego ἐκκλησία, ekklēsía, que significa propiamente «ASAMBLEA» y que procede del verbo ἐk-kαλεῖν, ek-kalein, «llamar fuera».

Convocación (del latín convocatĭo, -ōnis)​ es la acción de convocar, llamar a reunión. Es poco usada como denominación genérica, usándose más bien “convocatoria” (metonímicamente, puesto que en realidad esta palabra designa al “anuncio o escrito con que se convoca”)

Designa a las asambleas del pueblo, que mayoritariamente tenían un carácter religioso. Es el término frecuentemente utilizado en el texto griego del Antiguo Testamento para designar la asamblea del pueblo elegido en la presencia de Dios, sobre todo cuando se trata de la asamblea del Sinaí, en donde el pueblo de Israel recibió la ley y fue constituido por Dios como su pueblo santo. La primera comunidad cristiana, otorgándose a sí misma el nombre de “Iglesia”, se consideró heredera de aquella asamblea.​ Por tanto, según la creencia católica, con dicho término se designa al pueblo convocado y reunido por Dios desde todos los confines del mundo para formar la asamblea de todos aquellos que, por la fe y el Bautismo, han sido hechos hijos de Dios, miembros de Cristo y templo del Espíritu Santo.

Las palabras que se emplean en inglés y en alemán para referirse «Iglesia», Church y Kirche respectivamente, provienen del griego kyriaké, cuyo significado es «la que pertenece al Señor».

 

– LA PALABRA “CATÓLICA”

El término «católico», por su parte, proviene del latín tardío catholĭcus, que a su vez procede del griego καθολικός, katholikós, que significa «UNIVERSAL».​ Ignacio de Antioquía brinda en su Carta a los esmirniotas, escrita hacia el año 110, el testimonio más antiguo de este adjetivo como calificativo de la Iglesia:

Donde está el obispo está la comunidad, así como donde está Cristo Jesús está la Iglesia católica.

Ignacio de Antioquía, Ad Smyrn. 8, 2

En una epístola dirigida al novacianista Simpronio, Paciano de Barcelona (siglo iv) justificó la aplicación del nombre de «católicos» a sus correligionarios del pasado y del presente, y llegó a expresar: Christianus mihi nomen est, catholicus cognomen («Cristiano es mi nombre, católico es mi apellido») (Epistula 1, 4). En la misma carta, Paciano destacó la unidad de la Iglesia católica en contraste con la diversidad de grupos minoritarios de su tiempo, varios de las cuales tomaron los nombres de sus fundadores, cuyas doctrinas diferían de la línea de pensamiento eclesial (ebionitas, marcionitas, valentinianos, apolinaristas, montanistas y novacianistas).​

En los países en los que el culto católico es mayoritario, a la Iglesia católica se la conoce normalmente como «la Iglesia», término que en otros países se aplica a otras Iglesias cristianas.

Según una larga tradición, existen además otros términos para referirse a la Iglesia católica, tales como Sacramento de Cristo, Pueblo de Dios, Cuerpo místico de Cristo, Esposa de Cristo, Jerusalén de arriba, Edificación de Dios,​ Barca de Pedro o Nave de salvación.​

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Crecer semana a semana – Libro electrónico

A Jesús se acercaron muchas personas con problemas y dificultades. Todos venían pidiendo la solución a sus tragedias y encontraron en el Maestro la sanación que demandaban. Hoy seguimos solicitando ese encuentro sanador con Jesús a través de sus seguidores y los apasionados por la misión del que puso todo en las manos del Padre.La obra contiene 60 textos bíblicos acompañados de 60 meditaciones breves y casi 200 invitaciones para llevar a la práctica en la vida concreta lo que la Palabra y el corazón nos proponen.Cada lector puede utilizar este trabajo como mejor le venga. Puede hacer un tema cada semana, o bien saltearlos motivados por la realidad que está viviendo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies