Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Catequesis para los sacramentos / Primera comunión de niños o adultos discapacitados mentales
enfermos mentales
Enfermos mentales.

Primera comunión de niños o adultos discapacitados mentales

 

– ¿Un niño/a o adulto con alguna discapacidad psíquica puede hacer la primera comunión?

¿Hasta qué punto pueden ser admitidos a la comunión los niños con deficiencia psíquica?
Si fueran incapaces de acto humano, la respuesta es que no pueden hacer la primera comunión. Pero son muchos los casos en los que no se puede afirmar tal incapacidad, por más que deban aplicarse en ellos las orientaciones y métodos de la educación especial a la hora de su preparación
Se puede aplicar aquí lo que se dice más en general sobre los niños y los adolescentes desadaptados: “La catequesis debe darles la posibilidad de vivir la vida de fe según su capacidad. Es una tarea eminentemente evangélica y un testimonio de gran alcance, que entra en la constante tradición de la Iglesia” (Directorio Catequético general 91: EV 4/593).

Sabido es, por lo demás, el creciente interés suscitado en el mundo en favor de estas personas, con neta afirmación de que el deficiente y subnormal “es un sujeto plenamente humano, con los correlativos derechos innatos, sacros e inmutables”; y que por eso mismo se les debe posilibitar la participación en la vida tanto de la sociedad civil como de la Iglesia, en todas las dimensiones y a todos los niveles que sean accesibles a sus posibilidades”. (Documento de la Secretaría de Estado, “A cuantos se dedican al servicio de las personas dificientes” (4-3-1981) nº 1143).

Nuestro sínodo dice:

“Desde la opción preferencial que hace la Iglesia en todas sus acciones por los más necesitados, la catequesis debe atender con cuidado e interés a todas las personas con minusvalías psíquicas. Por ello:

a) El Departamento de Catequesis de Niños con Necesidades Educativas Especiales del Secretariado Diocesano, ofertará un proyecto, materiales, coordinación y formación para que padres y catequesis puedan apoyar lo específico de esta catequesis-

b) En cada Arciprestazgo se dará a conocer y reflexionará sobre el trabajo que hace el Departamento.

c) En todas las parroquias se acogerá a las personas diminuidas que se acercan asignando su acompañamiento a un catequista lo más especializado posible.

d) Especialmente se cuidará la atención a los padres de niños con situaciones de disminución física o psíquica.

e) Las comunidades facilitarán la vivencia comunitaria de la fe acogiendo en sus celebraciones y encuentros a las personas disminuidas con cariño y propiciando su participación.

En la medida de lo posible, se intentará integrar a ños niños con necesidades educativas especiales que haya en cada parroquia en los grupos ordinarios de la misma, complementando esta acción con la atención personalizada y del ambiente, sobre todo familiar.”

(Sínodo Diocesano, 425 y 426).

En la reciente exhortación apostólica Sacramentum Caritatis de S.S. Benedicto XVI (22 de febrero de 2007) dice en el nº 58:

58. Teniendo presente la condición de los que no pueden ir a los lugares de culto por motivos de salud o edad, quisiera llamar la atención de toda la comunidad eclesial sobre la necesidad pastoral de asegurar la asistencia espiritual a los enfermos, tanto a los que están en su casa como a los que están hospitalizados. En el Sínodo de los Obispos se ha hecho referencia a ellos varias veces. Se ha de procurar que estos hermanos y hermanas nuestros puedan recibir con frecuencia la Comunión sacramental. Al reforzar así la relación con Cristo crucificado y resucitado, podrán sentir su propia vida integrada plenamente en la vida y la misión de la Iglesia mediante la ofrenda del propio sufrimiento en unión con el sacrificio de nuestro Señor. Se ha de reservar una atención particular a los discapacitados; si lo permite su condición, la comunidad cristiana ha de favorecer su participación en la celebración en un lugar de culto. A este respecto, se ha de procurar que los edificios sagrados no tengan obstáculos arquitectónicos que impidan el acceso de los minusválidos. Se ha de dar también la Comunión eucarística, cuando sea posible, a los discapacitados mentales, bautizados y confirmados: ellos reciben la Eucaristía también en la fe de la familia o de la comunidad que los acompaña.

 

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde sólo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Diferencias entre un funeral católico y otros funerales

¿Cuáles son las diferencias entre un funeral católico y otras formas de funerales? En el funeral católico quien convoca no es el difunto ni la familia de este, tampoco nos convoca el recuerdo ni los grandes logros de su vida terrena... Quien convoca en el funeral católico es Jesús Resucitado y toda la misa funeral está referida a su Palabra y a la esperanza en la vida eterna...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies