Inicio / Pastoral / La persona con discapacidad y su lugar en la Iglesia – Guía para la acogida eclesial

La persona con discapacidad y su lugar en la Iglesia – Guía para la acogida eclesial

 

 

LA PERSONA CON DISCAPACIDAD Y SU LUGAR EN LA IGLESIA

GUÍA PARA LA ACOGIDA ECLESIAL

Querido párroco:
La guía que tienes en tus manos ha sido confeccionada por un grupo de personas con discapacidad, miembros de diversos movimientos de la Iglesia. Esta guía nace con la vocación y la ilusión de que la inclusión y participación de la persona con discapacidad en la Iglesia sea algún día una realidad. En ella te presentamos una serie de pistas y consejos necesarios para alcanzar esta inclusión.

La realidad de la discapacidad es una realidad compleja, no solo por la amplísima variabilidad de discapacidades y sus grados, sino sobre todo porque la discapacidad es una realidad que únicamente puede concebirse ligada al ser humano. Esta verdad multiplica hasta el infinito la diversidad de situaciones al entrar en juego, no solo la erróneamente considerada enfermedad, sino también el contexto personal, social y cultural en el que toda persona vive y se desarrolla, contextos con los que estas personas están, aun desde la exclusión, en continua interacción. Es por ello que esta guía pretende ser, lo primero de todo, una orientación para la inclusión de la persona con discapacidad en la Iglesia, pero con la debida advertencia de que a quienes hay que incluir es a personas concretas y no a grupos o tipologías de personas, y mucho menos de discapacidades.

Todavía hoy, la plena inclusión de las personas con discapacidad, sea esta del tipo que sea, está muy lejos de ser una realidad. En esto, el ámbito eclesial no es ninguna excepción. Pues la verdad es que muchas personas con discapacidad no han encontrado su lugar propio y específico en la Iglesia, la mayoría de las veces por falta de oportunidad y de ayuda para hacerlo.
Sin embargo lo que en el ámbito social es sin duda una injusticia, en la Iglesia, que es ante todo Madre y
fiel transmisora del mensaje evangélico, es un escándalo sobre el que hay que actuar.

Ahora bien, la pregunta fundamental es: ¿cuál es el lugar de la persona con discapacidad en la Iglesia y cómo conseguir que lo ocupe? Tradicionalmente la pastoral con personas con discapacidad se ha abordado desde la pastoral de la salud. Esta decisión, sin cuestionar la buena voluntad que la sustenta, es una situación que ha tenido dos consecuencias fundamentales: la primera, se ha desdibujado la realidad de la discapacidad, la cual no es una enfermedad en sí, a pesar de que muchas veces ambas concurran juntas; la segunda, ha provocado un sentimiento de incomprensión en las personas con discapacidad, quienes no se sienten reconocidas en su singularidad, sino más bien aparcadas en un lugar como mucho razonable.

Como realidad singular que es, la persona con discapacidad merece el esfuerzo, cuando menos, de todos los que integramos la Iglesia para ayudarla a ocupar su lugar propio, no solo como mero receptora de la acción pastoral sino también como protagonista de la misma. Y si no se sabe cuál es ese lugar, al menos comprometerse con ella en el proceso de descubrirlo, mediante un adecuado acompañamiento. «Igual que con el resto de feligreses», estarás pensando… ¡Exacto!, igual que con todos. Por este motivo creemos que la pastoral con personas con discapacidad debe configurarse de forma transversal al resto de realidades pastorales: niños, jóvenes, familia, enfermos, social, etc. Este enfoque por ser el ideal no debe ser obviado pero somos conscientes de que debe convivir con el enfoque de una pastoral específica de personas con discapacidad, quienes es innegable que tienen unas necesidades para su integración que deben ser abordadas de forma especial.

Articular ambos enfoques no es tarea fácil, pero los autores de la guía consideran que no es imposible, y que dos son los pasos previos imprescindibles: facilitar la accesibilidad de las personas con discapacidad a los templos y a la participación de la liturgia, sacramentos y actividades parroquiales; y acrecentar la formación de todos los agentes de pastoral sobre las personas con discapacidad, procurando pautas para un adecuado conocimiento y acercamiento a ellas.

Por último, nos gustaría que esta guía contribuyese a señalar la necesidad de superar la concepción que parte de considerar a la persona con discapacidad como mero sujeto de evangelización para incorporar otra nueva mirada, que la considere agente de la misma. Esta inversión de la mirada es fundamental pues todo cristiano está llamado a dar testimonio del amor que recibe de Dios. La persona con discapacidad es amada por Dios, y negarle la posibilidad de testimoniarlo implica, por nuestra parte, adquirir una responsabilidad muy grande, de consecuencias no menos grandes; entre ellas, la de admitir implícitamente que cuestionamos que Dios la ame.

Descargue la guía para la acogida eclesial:

– Guía para la acogida eclesial de las personas discapacitadas

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Impreso digital para comunicar el uso de la vía pública

IMPRESO PARA COMUNICAR EL USO DE LA VÍA PÚBLICATodas las parroquias que tengan previsto celebraciones religiosas (procesiones, vía crucis, rosarios, etc.) donde se ocupen espacios públicos (calles, plazas, lugares públicos, etc.) tienen que informar con tiempo suficiente (en algunos lugares necesitan varios meses de antelación) a las instancias oportunas (el registro de entrada del ayuntamiento del lugar, concejalía de festejos, policia local... En cada lugar el organismo habilitado para ello...) de dichas salidas al espacio público...

Estamos en ADVIENTO - El ADVIENTO es el tiempo de preparación espiritual para la Navidad...Viva el Adviento con nosotros...
+ +

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies